febrero 21, 2024

Personal antisecuestros AIC-UECS realizaron la tarde de este martes la detención de Andrés “N”, persona que presuntamente fue contratada para acudir a cobrar una extorsión en el municipio de Cuautla.

Tras la denuncia correspondiente se realizó el despliegue operativo de elementos en la zona, que derivaron en la detención de Andrés “N” de 50 años de edad, quien presumiblemente brinda, de forma particular, servicio de mensajería y paquetería a bordo de su motocicleta.

Las investigaciones preliminares arrojan que el ahora detenido habría acudido a recoger un paquete que contenía el pago de extorsión como parte de un servicio de mensajería, momento en que fue detenido por el personal de la FIDAI y será en las próximas horas cuando se resuelva su situación jurídica.

Se ha detectado en la zona oriente del estado, especialmente en el municipio de Cuautla, que personas y grupos que se dedican a la extorsión están buscando la colaboración directa o indirecta de otras personas para cobrar el producto de extorsión, ya sea enviándolos a recoger el pago o utilizando sus cuentas bancarias para recibir los depósitos respectivos.

Es importante señalar que, de acuerdo a la legislación vigente, por el delito de extorsión se puede alcanzar una pena de hasta 30 años de prisión, por lo que se hace un llamado a la sociedad a no participar de ninguna forma en la comisión de este delito, pues podrían resultar cómplices.

En el presente delito se aplicará “Tolerancia Cero” para quienes coadyuven de cualquier forma en exigir derecho de piso o cobrarlo y serán detenidos, además de asegurar todos aquellos bienes, vehículos y objetos utilizados para tal fin.

Es de destacar que a quien facilite o utilice su cuenta bancaria para recibir depósitos de dinero producto de la extorsión, se le impondrán de 15 a 20 años de prisión y multa respectiva, de acuerdo al Artículo 146 del Código Penal para el Estado de Morelos, por lo que es muy importante que no se presten las cuentas ni se permita alguna transacción que solo convertirá a las personas que actúan de buena fe, en cómplices de este delito.